Reflexiones III: el optimismo…

la era de la desconfianza…

Así describiría a la sociedad actual, hoy mismo en mi camino me he encontrado con varias situaciones que me han abrumado (desde el punto de vista social): un pobre señor bebido y descontrolado, varios “sin techo” (porqué?) que molestaban al prójimo (acaso ellos no son prójimos?), y una enferma de cáncer pidiendo en la calle (o al menos eso ponía su cartel/reclamo, puesto que con palabras no consigue conmover)… y es que estamos instaurados en la era de la desconfianza, la fase de deshumanización del humano, la de miradas sibilinas, la de la desmembración social y separación de las clases… mientras unos añoran un trozo de pan, otros reclaman un descapotable…

PUES SE ACABÓ!!, prometí que el post sería de optimismo, y así ha de ser, porque nunca ha sido más fácil ser optimista que en los tiempos difíciles, porque se nos plantea ante nosotros un futuro, que aunque incierto, ha de mejorar, han de abrirse las puertas a nuestros deseos, que sólo los albergamos en la mente, y sólo a través de ella pueden salir… y es que cada día nos tenemos que repetir como un mantra: dejemos el pesimismo para tiempos mejores.

Yo hoy estoy optimista, es una realidad, he disfrutado bastante de mis horas diurnas y probablemente lo haré de las nocturnas, y no pienso más allá que en el mañana, o mejor, en el luego, puesto que ya ayer estuve hablando con una de mis imprescindibles y llegamos a la conclusión de la relatividad de todo… y a la necesidad de imponer nuestros criterios, nuestra integridad, nuestra vida… a nosotros mismos.

Pero, ¿es fácil?, no!, porque la sociedad, la deshumanizada, la relativa, la desmembrada, nos hace creer que la vida es una valle de lágrimas, que nos tenemos que conformar, que tenemos un tope…NO!… “Salgamos de la zona de comodidad en la que seguimos instalados”…

Pero a pesar de lo dicho no caigamos en el desánimo, aislémonos de todo…yo me propongo ser optimista, y negar la autocomplacencia, porque como dice Carmen Posadas, “la autocomplacencia es un bálsamo engañoso, pues al principio quizá reconforta pensar que somos buenos y el resto de la humanidad, malvada, pero al final lo único que conseguimos con esta creencia es quedarnos solos en nuestra torrecita de marfil”

Bienvenidos a la era del optimismo…

y que no se me olvide… mil gracias por hacer bombear nuestros corazones con los detalles

image

Última reflexión: “si la gente se arregla todos los días el cabello, ¿por qué no el corazón?”… proverbio chino

Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Reflexiones III: el optimismo…

  1. Pingback: Feliz Sábado | petitcares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s